Dulce

Tarta de fresas y galletas Oreo sin horno

tarta-fresas-oreo-7

Por desgracia la temporada de fresas llega a su fin y no nos queríamos despedir de ellas sin hacer una súper receta. Vamos a preparar una estupenda tarta de fresas y galletas Oreo sin horno. Es tan fácil que hasta un niño de cinco años puede prepararla. Sólo necesitamos que el tiempo y el frigorífico hagan su trabajo para tener una tarta de fresas deliciosa sin apenas esfuerzo.

tarta de fresas y oreo sin horno

En La Dulceneta hemos preparado esta tarta con fresas pero se nos ocurren muchas más frutas con las que poder hacerla: melocotones, albaricoques, frambuesas, mango… Con el comienzo del verano algunas frutas desaparecen de nuestros mercados, como es el caso de la fresa pero para compensar aparece una cantidad enorme de frutas jugosas y frescas como las que os he dicho antes. ¿A quién no le apetece un melocotón bien fresquito o un buen puñado de cerezas? ¡Y que me decís de la sandía o el melón! Deliciosos en cualquier lugar y momento.

No me enrollo más y os cuento cómo preparar esta tarta de fresas y galletas Oreo sin horno en menos que canta un gallo.

tarta-fresas-oreo-8

Ingredientes

Para un molde de 20-22 cm de diámetro.

Para la base:

  • 200 g de galletas tipo Oreo
  • 100 g de mantequilla derretida

Para el relleno:

  • 500 ml de nata para montar (mínimo 35% materia grasa)
  • 150 g de azúcar
  • 350 g de fresas
  • 8 galletas tipo Oreo
  • 15 g de gelatina en polvo
  • 50 ml de agua fría

Para decorar:

  • 200 ml de nata para montar
  • Azúcar al gusto
  • Fresas, galletas y virutas de chocolate

Preparación de la tarta de fresas y galletas Oreo sin horno

Preparación del molde

Para hacer la tarta de fresas necesitaremos un molde desmoldable de metal o de silicona. Ya os he comentado en otras ocasiones que no me gustan mucho los moldes de silicona porque distribuyen peor el calor a la hora de hornear pero como en este caso no vamos a usar el horno podemos usarlos perfectamente. En este caso casi es mejor un molde de silicona porque podremos desmoldar la tarta con mucha más facilidad. Yo no tengo moldes de este tipo ya que siempre uso moldes metálicos. Para que la tarea de desmoldar sea más sencilla voy a forrar la base y las paredes del molde metálico con papel de horno o vegetal. En el fondo colocaré un círculo del mismo tamaño que la base y en las paredes un tira de papel de la misma altura que el molde.

Una vez que tengamos preparado el molde comenzamos con la elaboración de la tarta de fresas.

Base de galletas

En un robot o batidora picamos las galletas. También podemos picarlas con un cuchillo o machacarlas con un rodillo de cocina dentro de una bolsa de plástico. Una vez que las tengamos picadas las mezclamos con la mantequilla derretida. Forramos el fondo del molde con esta mezcla. Alisamos todo lo que podamos la superficie para que nos quede una base uniforme. Reservamos el molde.

Relleno de fresas

Ahora vamos con el relleno. Lavamos las fresas y les cortamos el rabito. Reservamos 5-6 fresas enteras y el resto las cortamos en trozos pero no hace falta esmerarse mucho en este paso porque las vamos a triturar con la batidora.

En el vaso de la batidora o en otro recipiente mezclamos las fresas cortadas con el azúcar y las trituramos hasta obtener un puré homogéneo sin trozos de fresas. Reservamos.

En un recipiente amplio montamos la nata. Podemos añadir un par de cucharadas de azúcar si somos muy golosos pero no es necesario. Reservamos.

Ya tenemos casi lista la tarta pero nos falta lo más importante para poder hacer la tarta de fresas sin horno, la gelatina. En 50 ml de agua fría disolvemos 15 g de gelatina en polvo y removemos hasta que se empiece a formar una especie de gel. Este proceso tardará algunos minutos, paciencia. Cuando tengamos la textura de gel lo calentamos 15 segundos en el microondas para que se vuelva líquido y nos sea más fácil de mezclar. Añadimos la gelatina líquida al puré de fresas y mezclamos. También podemos usar hojas de gelatina, en lugar de en polvo. Sólo tenéis que leer muy bien las instrucciones del paquete.

Sólo nos queda mezclar la nata montada con el puré de fresas. Mezclamos con movimientos envolventes para que la nata no pierda todo el aire que tiene.

Para darle un toque crujiente a nuestro relleno podemos romper varias galletas en trozos pequeños y mezclarlos con la preparación anterior. Quedará buenísimo.

Colocación de las fresas

Es el turno de las fresas que habíamos reservado. Las cortamos en rodajas a lo largo y las vamos colocando de una en una por todo el lateral del molde. Este paso podéis ahorrároslo si tenéis un poco de prisa o si no os apetece una tarta de fresas tan decorada pero creo que queda bonito. Es como una tarta Fraisier, muy bonita y elegante.

Reposo de la tarta de fresas

Una vez que tengamos colocadas todas las fresas llenamos el molde con la mezcla. Alisamos un poco la superficie y lo guardamos en el frigorífico por lo menos 3 o 4 horas, para que la gelatina haga su trabajo y la tarta quede perfecta.

Pasado ese tiempo podemos sacarla del frigorífico y con mucho cuidado desmoldarla. Podemos pasar un cuchillo o espátula por todo el contorno de la tarta para que no se no quede nada pegado al molde.

Una vez que la tarta esté desmoldada podemos decorarla con un poco de nata montada, unas fresas y unas galletas Oreo.

tarta-fresas-oreo-6

En esta receta hemos usado galletas tipo Oreo porque nos gustan mucho pero podéis utilizar cualquier otro tipo de galletas: María, Digestive… la que más os guste.

tarta-fresas-oreo-4

Esta tarta de fresas y galletas Oreo sin horno es ideal para principiantes en el mundo de la repostería y para todos aquellos que queráis hacer una sencilla receta pero muy resultona, y lo más importante, que esté rica.

tarta-fresas-oreo-3

Espero que os haya gustado y hasta la próxima.

 

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario