Dulce

Tarta de almendras, frambuesas y arándanos

tarta-de-almendras-4

Por fin volvemos al blog después de un largo verano y lo hacemos con una receta espectacular, una tarta de almendras, frambuesas y arándanos. 

tarta de almendras, frambuesas y arándanos

Esta deliciosa tarta la hicimos en casa para celebrar un cumpleaños y fue todo un éxito. El bizcocho de almendra tiene una textura jugosa y tierna, con un toque muy delicado de licor de almendras. Además las frambuesas y los arándanos dan un puntito ácido que contrasta a la perfección con el resto de ingredientes.

No me lío más que estoy deseando contaros cómo preparar esta tarta de almendras, frambuesas y arándanos.

Ingredientes para la tarta de almendras, frambuesas y arándanos

Para el bizcocho de almendras:

  • 2 huevos L
  • 175 g de harina
  • 75 g de harina de almendras
  • 2 tsp de levadura química
  • 125 g de azúcar
  • 120 ml de aceite de oliva suave o girasol
  • 125 ml de yogur natural sin azúcar
  • 1 chorrito de Amaretto o cualquier licor de almendras o esencia de almendras
  • Una pizca de sal

Para el relleno:

  • 2 o 3 cucharadas de mermelada de frambuesa, arándanos o cualquier otro fruto rojo
  • 500 ml de nata para montar (mínimo 35% de materia grasa)
  • 2 0 3 cucharadas de azúcar glasé
  • 5 g de gelatina en polvo
  • 50 ml de agua
  • Frambuesas y arándanos frescos

Para decorar:

  • Frambuesas y arándanos frescos
  • Almendra tostada picada

tarta-de-almendras-3

Elaboración del bizcocho de almendras

En primer lugar precalentaremos el horno a 180ºC.

Engrasamos un molde redondo desmontable de 18-20 cm con aceite o mantequilla. También podemos espolvorearlo con una o dos cucharadas de harina. Con unos suaves golpes retiramos el exceso de harina. Reservamos.

Podemos preparar el bizcocho de almendras con una batidora de varillas o robot mezclador o simplemente con unas varillas manuales. Lo que os resulte más fácil.

En un recipiente amplio mezclamos y tamizamos la harina con la levadura, la pizca de sal y la harina de almendras. La harina de almendras es almendra finamente picada y podemos encontrarla en cualquier supermercado con facilidad. Otra opción es picar almendras crudas en un robot de cocina. Reservamos esta mezcla.

En otro recipiente batiremos los huevos con el azúcar hasta que casi doblen su tamaño y tomen una tono amarillo pálido. Una vez que los huevos y el azúcar hayan montado añadiremos el aceite poco a poco sin parar de batir. Añadiremos también el licor o la esencia de almendras. Puedes obviar este ingrediente si no tienes a mano o no te gusta su sabor. El bizcocho de almendras tendrá un poco menos de sabor pero estará igualmente delicioso.

A continuación incorporaremos la mezcla de ingredientes secos que habíamos preparado al comienzo. Añadimos una tercera parte a la mezcla de huevos y con una espátula o cuchara removemos con suavidad. La mezcla quedará un poco dura y espesa. Añadimos medio yogur y mezclamos. Repetimos los pasos alternando la mezcla de harina y el yogur que nos quedan.

Cuando tengamos la masa sin grumos y bien homogénea la pasamos al molde que teníamos preparado.

Horno

Con el horno precalentado a 180ºC dejaremos el bizcocho de almendras durante 35-40 minutos sin abrir la puerta hasta que no hayan pasado al menos 30 minutos. Pasado el tiempo comprobamos si el bizcocho está listo pinchando con un palillo. Si sale limpio el bizcocho de almendras está horneado. Sacamos del horno y dejamos reposar el molde sobre una rejilla durante 15-20 minutos. Cuando esté frío lo desmoldamos y lo dejamos en la rejilla para que se enfríe por completo.

tarta-de-almendras-4

Preparación de la nata montada

La tarta de almendras de hoy la vamos a rellenar con nata montada. A simple vista puede parecer algo sencillo y que siempre nos va a salir. Os diría que sí, pero hay que tener en cuenta algunos pequeños consejos para que la nata quede montada como si fuéramos profesionales de la pastelería.

  • Lo primero y más importante a la hora de montar nata es que tenga un contenido en materia grasa elevado, de al menos el 35%. Si la podemos encontrar con un contenido en materia grasa mayor pues mucho mejor. No nos vale la nata para cocinar ya que suele tener un contenido en materia grasa del 18%, muy lejos de lo que necesitamos.
  • Otro factor muy importante es que tanto la nata como el recipiente donde la vayamos a montar estén fríos, muy fríos. Yo utilizo un cuenco de acero inoxidable que meto en el congelador durante 15-20 minutos o 1-2 horas en el frigorífico. Si vuestro frigorífico es como el mío y siempre está lleno será difícil encontrar un hueco para el recipiente. Lo que podemos hacer entonces es usar otro cuenco un poco más grande o una cazuela y llenarla con agua, hielo y un par de cucharadas de sal. A continuación colocamos encima el recipiente que vamos a utilizar para montar la nata. Se enfriará en unos pocos minutos. La explicación de esto es un poco larga y no quiero extenderme mucho pero os dejo este enlace con la explicación
  • También es importante a la hora de montar nata no pasarnos de batido. Si batimos durante mucho tiempo nuestra nata puede acabar convirtiéndose en mantequilla y no queremos eso. En el momento en el que la nata esté montada paramos de batir.

Una pequeña ayuda

Comenzamos a montar la nata batiendo a una velocidad media si usamos unas varillas eléctricas o un robot de cocina. Añadimos el azúcar glasé y seguimos batiendo. Cuando la tengamos semimontada paramos y preparamos el paso que os cuento a continuación.

Para que la nata montada no pierda consistencia podemos añadir algún estabilizante que venden en muchos supermercados y tiendas de repostería pero una opción muy útil es usar gelatina neutra en polvo.

En un cuenco pequeño o una taza mezclamos 50 ml de agua fría con 5 g de gelatina. Removemos hasta que se forme una especie de pasta. En ese momento calentamos unos segundos en el microondas hasta que la mezcla pase de sólido a líquido. No debemos calentar en exceso o dejar que la mezcla llegue a hervir ya que puede estropearse. Con 10-15 segundos en el microondas es suficiente.

Dejamos que se temple unos segundos y lo añadimos a la nata semimontada que ya habíamos preparado. Acabamos de montarla a mayor velocidad. Una vez montada la guardaremos en la nevera hasta que la utilicemos. Debido a que esta nata tiene gelatina no podemos guardarla para usar al día siguiente ya que estará un poco dura y no podremos extenderla o trabajar fácilmente con ella. Es una nata para usar en el momento.

tarta-de-almendras-8

Montaje de la tarta de almendras

Cuando ya tengamos la nata preparada podemos empezar a montar la tarta. Dividimos el bizcocho por la mitad con un cuchillo de sierra o una lira de repostería.

En la mitad inferior del bizcocho pondremos una fina capa de la mermelada que hayamos elegido. Si la mermelada está muy espesa podemos calentarla un poco para aligerarla y extenderla con mayor facilidad.

Para que montar la tarta sea más sencillo yo suelo llenar una manga pastelera con la nata, de esta manera no me ensucio tanto. Podemos usar una boquilla de estrella o lisa, la que más nos guste. Sobre la capa de mermelada colocamos una capa de nata montada y algunas frutas rojas. Colocamos encima la otra mitad del bizcocho y repetimos la operación. Para acabar de decorar añadimos un poco de almendra picada.

Una vez que tengamos la tarta de almendras preparada la enfriaremos para que la nata tome cuerpo y consistencia. A la hora de consumir sacar del frigorífico unos 20-30 minutos antes para que se atempere un poco.

tarta-de-almendras-6

No me digáis que no es una tarta digna de cualquier celebración. Vais a triunfar, palabra.

tarta-de-almendras-1

Espero que os haya gustado y hasta la próxima.

tarta-de-almendras-7

 

 

 

 

 

 

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario