Dulce

Rollos de canela y fresa

2aniversario-de-la-dulceneta

Para celebrar el segundo aniversario de La Dulceneta vamos a hacer unos rollos de canela y fresa increíblemente tiernos y deliciosos. Para que sean completamente irresistibles vamos a decorarlos con un glaseado de fresa muy fácil y rápido de preparar.

2aniversario-de-la-dulceneta

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo pero ya estamos celebrando nuestro segundo año con La Dulceneta. Esperamos poder seguir muchos más años compartiendo con todos vosotros más recetas, fotos y todo lo que os apetezca. Nosotros seguimos con la ilusión del primer día y con muchas ganas de innovar y de añadir nuevas ideas y recetas a este pequeño rinconcito.

Y para celebrar este segundo aniversario lo mejor es hacerlo con algo dulce como son estos rollos de canela y fresa. En principio habíamos pensado en hacer la típica tarta de celebración, con varias capas y mucho chocolate pero se nos ocurrió la idea de los rollos de canela y fresa por ser algo diferente pero igualmente deliciosos. Una vez que los probéis los vais a hacer un montón de veces más. Lo único que necesitáis es un poco de paciencia ya que la masa requiere su tiempo, ha de subir sin prisa para que el resultado final sea increíble.

En otra ocasión habíamos preparado también rollos de canela pero esta receta es un poco diferente a la anterior.

Id preparando el café o un buen chocolate caliente que comenzamos a preparar nuestros rollos de canela y fresa.

Ingredientes

Las medidas de los ingredientes vienen expresadas en tazas por comodidad. No todo el mundo tiene una báscula en casa. Si no tenéis un juego de tazas medidoras os aconsejo haceros con uno ya mismo porque es algo muy útil en repostería.

Para 12 rollos grandes.

Para la masa:
  • 3 1/2 tazas de harina
  • 12 g de levadura de panadero fresca
  • 2 huevos
  • 1/4 taza de azúcar
  • 1 taza de leche
  • 1/3 taza de mantequilla (unos 80 g)
  • Una pizca de sal
Para el relleno:
  • 150 g de fresas en almíbar o frescas
  • 2 tbsp de canela
  • 4 tbsp de azúcar
Para el glaseado:
  • 200 g de azúcar glasé
  • 2 tbsp de leche o de nata
  • 1 tsp de esencia de fresa (opcional)

tsp: tea spoon o cucharadita de café.

tbsp: table spoon o cucharada sopera.

Elaboración de los rollos de canela y fresa

En un recipiente grande mezclamos la harina con la pizca de sal y el azúcar. Puedes hacer esta receta a mano, con una batidora de varillas con el gancho en lugar de las varillas o con un robot de cocina también con el gancho para amasar. Reservamos.

En un cazo o cazuela pequeña calentamos a fuego bajo la leche con la mantequilla. Cuando la mantequilla comience a derretirse apagamos el fuego y removemos hasta que se derrita por completo. Dejamos que esta mezcla se enfríe. Puedes pasar la mezcla a una jarra o cuenco para que se enfríe un poco más rápido. Cuando haya alcanzado temperatura ambiente desmenuzamos la levadura en esta mezcla y añadimos una cucharadita de azúcar. Removemos hasta que la levadura de deshaga. Tapamos con un paño y dejamos reposar 10-15 minutos. Comenzará a formarse un poco de espuma en la superficie de la mezcla pero no os preocupéis porque esto es normal. La levadura está «comiendose» el azúcar y produciendo gases, es decir ha comenzado la fermentación.

Batimos los dos huevos ligeramente y los añadimos a la mezcla de harina, sal y azúcar. Seguimos mezclando hasta que los huevos comiencen a integrarse en la mezcla.

Añadimos la mezcla de leche, mantequilla y levadura y comenzamos a amasar. Si lo hacemos con el robot o con la batidora con el gancho será más sencillo pero a mano sale igual. La sensación de la masa entre las manos es muy agradable y es una manera de habituarnos a tratar con masas y perderles un poco el miedo.

Sacamos la masa del recipiente y la colocamos sobre una mesa o encimera enharinada. Con movimientos envolvente amasamos a mano durante unos minutos, hasta que la masa deje de estar pegajosa y se vuelva suave y elástica. No añadáis más harina, al trabajarla la masa quedará suave y tersa.

Primer levado de la masa

Colocamos la masa en el recipiente en el cual la habíamos amasado y la tapamos con un paño limpio o con plástico de cocina. La dejaremos en un lugar seco y cálido hasta que doble su volumen, más o menos 1 1/2 -2 h pero dependerá de las condiciones del lugar en el cual hayas dejado reposar la masa.

Relleno

Mientras la masa reposa vamos a ir preparando el relleno. Podemos hacerlo con fresas naturales o con fresas en conserva. Aprovechando que teníamos una lata de fresas en almíbar en la despensa, el relleno lo vamos a preparar con ellas.

Si decides hacerlo con fresas naturales solo tienes que lavar y quitar el rabito a las fresas y trocearlas en medios o cuartos dependiendo de su tamaño. Las ponemos en un cazo a fuego bajo con un par de cucharaditas de azúcar. Con el calor las fresas comenzarán a soltar algo de jugo que formará un almíbar con el azúcar. En cinco minutos tenemos las fresas listas. No es necesario cocinarlas más tiempo porque queremos que conserven su forma y textura, no queremos una mermelada de fresas. Si sueltan mucho jugo tendremos que retirar un poco cuando rellenemos la masa para no empaparla mucho.

Si usas fresas en conserva retira el almíbar en el que vienen.

Segundo levado de la masa

Cuando nuestra masa haya duplicado su tamaño, la sacaremos del recipiente y la colocaremos sobre una mesa o encimera enharinada. Con un rodillo extenderemos suavemente la masa formando un rectángulo de un grosor aproximado de 0,5 mm. Una vez que hayamos extendido la masa colocaremos las fresas de forma que cubran por igual toda la superficie. Dejaremos un 2-3 cm de borde en el cual no colocaremos fresas.

Mezclamos la canela con el azúcar y lo repartimos sobre la masa cubriendo las fresas.

Ahora comenzamos a formar el rollo. Enrollaremos sobre el lado más largo del rectángulo. Enrollamos con cuidado de que no se salga el relleno, un poco de paciencia. Es importante hacer bien este paso para que luego nos queden unos rollos bonitos y bien formados.

Una vez que hayamos enrollado toda la masa la cortamos con un cuchillo bien afilado en trozos de 2-3 cm y los colocamos sobre una bandeja previamente cubierta con papel de horno. Los colocamos separados a una distancia de 3-4 cm para dejarles espacio suficiente para que crezcan en el segundo levado.

Tapamos la bandeja con los rollos de canela con un plástico de cocina y los dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doblen de nuevo su tamaño. Este proceso puede tardar 1 1/2-2 h más o menos.

Horno

Precalentamos el horno a 180ºC. Una vez que los rollos de canela hayan doblado su tamaño, están listos para ser horneados. Colocamos la bandeja en la parte media-baja del horno y los cocinamos durante 12-15 minutos. Pasado este tiempo habrán adquirido un bonito color dorado. Ya están listo para salir del horno. No los dejéis más tiempo porque pueden endurecerse al hornearlos demasiado.

Colocamos la bandeja sobre una rejilla y dejamos que se templen.

rollos-canela-fresa-8

Glaseado

Para hacer el glaseado no tenemos más que mezclar el azúcar glasé con la leche o la nata y formar una pasta con la consistencia de la leche condensada más o menos. Cuidado con la cantidad de líquido que añadáis porque puede que el glaseado quede muy líquido y no cubra luego bien los rollos. Es mejor añadir poco y rectificar más adelante. Si queréis que los rollos de canela y fresa tengan un sabor más intenso a fresa podéis añadir una cucharadita de esencia o aroma de fresa que se encuentra fácilmente en muchos supermercados y grandes superficies o en tiendas especializadas en repostería. Al ser líquido hay que tener cuidado en que no nos quede el glaseado muy ligero.

rollos-canela-fresa-7

Una vez que tengamos el glaseado sólo nos queda cubrir los rollos de canela y fresas con él.

rollos-canela-fresa-9

Tiernos, jugosos, con un sabor intenso a canela y a fresa, estos rollos de canela y fresa van a hacer las delicias de todos aquellos que los prueben. Perfectos para desayunar o para merendar o a cualquier hora del día. Si queréis que los rollos sean más pequeños podéis dividir la masa en dos partes y hacer dos rectángulos con ella. De esta manera los rollos nos quedarán más pequeños, ideales para picar a media mañana o para saciar un antojo dulce.

rollos de canela y fresa con glaseado de fresa

Para conservarlos lo mejor es guardarlos en un recipiente grande hermético, de esta manera nos quedarán tiernos 2 o 3 días.

Espero que os haya gustado y hasta la próxima.

 

 

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario