Dulce

Magdalenas de vainilla

presentacion-magdalenas-vainilla

En vista de que ha vuelto el fresquete, hemos pensado en una receta que nos invite a encender el horno. La receta que os contamos hoy es de magdalenas. En concreto unas riquísimas magdalenas de vainilla.

Esta es la primera receta de magdalenas. Es una receta con pocos ingredientes y sencilla, como todas las que hemos hecho hasta ahora en La Dulceneta.

Con esta receta de magdalenas como base, más adelante haremos cupcakes. Sé que hay amantes, detractores y gente que simplemente odia estos pequeños pastelitos decorados. En la Dulceneta creemos que hay de todo, como en botica. Hay cupcakes sencillos, bonitos y deliciosos, cupcakes recargados y tirando a hortera y cupcakes feos y que encima están malos de solemnidad.

Pero, ¿a quién no le gustan unas buenas magdalenas para desayunar con un café bien calentito o para merendar con un vaso de leche? Creo que no conozco a nadie a quien no le gusten las magdalenas.

En realidad unas magdalenas son unos bizcochos en unos moldes pequeños. Así que si habéis hecho alguna de las recetas de bizcocho anteriores no creo que esta receta os parezca complicada.

Ingredientes

Los ingredientes que vamos a necesitar son los siguientes:

  • 2 huevos camperos
  • 130g de azúcar
  • 125g de mantequilla
  • 150g de harina
  • 1 tbsp de esencia de vainilla
  • Una vaina de vainilla
  • 1 tsp de levadura
  • Una pizca de sal
  • 2 tbsp de leche

ingredientes-magdalenas-vainilla

Hoy tenemos productos de lujo.

Los huevos que hemos utilizado son unos estupendos huevos camperos cortesía de El mercado de la Órdiga, una tienda de productos naturales, artesanos y seleccionados que nos encanta. Se encuentran en el centro de Valladolid y todo lo que tienen allí es estupendo. No os podéis imaginar qué color tenían estos huevos. Y el sabor, nada que ver con los huevos del supermercado, algo increíble.

En el Mercado de la Órdiga también pudimos adquirir una mantequilla de las de verdad. Es la mantequilla de vaca de la quesería Cantagrullas. La quesería Cantagrullas se ubica en Ramiro, un pequeño pueblo de la provincia de Valladolid. Elaboran unos quesos riquísimos de leche cruda de ovejas castellanas. Si no los conocéis, no dudéis en hacer una visita a su pequeña granja. Rubén os atenderá con el mismo mimo y esmero que pone en todo lo que hace.

mantequilla-cantagrullas

Y después de presentaros estos ingredientes tan especiales vamos a comenzar con la receta.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Como en recetas anteriores es conveniente tener todos los ingredientes a la misma temperatura. La mantequilla la tendremos a temperatura ambiente para que sea manejable y se pueda batir con facilidad. Cortamos la mantequilla en dados pequeños y la colocamos en un bol grande junto con el azúcar.

Abrimos la vaina de la vainilla por la mitad y con un cuchillo raspamos para sacar las semillas. Lo añadimos a la mantequilla y el azúcar.

Batimos hasta que el azúcar, las semillas de vainilla y la mantequilla queden bien integrados y la mezcla quede de color blanco y suave.

A continuación añadimos los huevos de uno en uno. Primero incorporamos un huevo y batimos. Cuando quede bien integrado añadimos el siguiente huevo y repetimos la operación anterior. Quedará la masa como cortada. No os preocupéis, es así como ha de quedar.

Añadimos el extracto de vainilla y la leche y batimos un poco más.

En otro recipiente mezclamos la harina con la levadura y la sal. Tamizamos y añadimos a la mezcla anterior poco a poco. Usamos una espátula para integrar bien y evitar así la formación de grumos.

Ya tenemos la mezcla de las magdalenas hecha. Ahora sólo nos queda llenar las cápsulas de papel. Colocamos las cápsulas en una bandeja para magdalenas. Recomiendo tener una de estas bandejas. No son muy caras y con una de doce unidades es más que suficiente para empezar. Las hay de metal, de silicona, etc. También podéis usar cápsulas de silicona en lugar de papel. Lo dejo a vuestra elección.

Para llenarlas usamos un par de cucharas soperas. Yo hasta hace poco las llenaba de esta manera pero ahora uso una cuchara de helado. Es bastante cómodo. De esta manera siempre pongo la misma cantidad de masa en cada cápsula.

Es importante no llenar las cápsulas mucho. Hemos de tener en cuenta que la masa lleva levadura y que crecerá en el horno. Si las llenamos mucho, se desbordará y nuestras magdalenas serán un fracaso. Recomiendo no llenar las cápsulas más de ¾ partes.

Bueno, pues ahora al horno. Quince minutos a 180ºC en la parte central del horno y sin ventilador para que las magdalenas no nos queden torcidas hacia un lado como la torre de Pisa.

Pasado este tiempo sacamos la bandeja del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando podamos manejarlas, las sacamos de la bandeja y la colocamos sobre la rejilla hasta que se enfríen completamente.

Decoración

En este caso la decoración es muy sencilla, un poco de azúcar glasé por encima o azúcar avainillado será suficiente.

Espero que os haya gustado la receta de hoy y alguien las haga mañana para desayunar.

magdalenas-de-vainilla

Hasta la próxima.

presentacion-magdalenas-vainilla

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario