Dulce

Gofres de calabaza y pepitas de chocolate

gofres-calabaza-chocolate-4

Como ya estamos metidos de lleno en el otoño me apetecía usar algún ingrediente típico de esta temporada y he pensado que sería una buena idea preparar unos Gofres de calabaza con pepitas de chocolate.

gofres de calabaza y chocolate

Creo que no hay nada tan otoñal como la calabaza. A mí me encanta en crema o a la plancha para acompañar como guarnición. Tiene un sabor dulce y muy delicado que va bien con casi cualquier ingrediente. Es tan tierna y suave que podemos usarla en muchas preparaciones dulces. Además, con estos gofres de calabaza y chocolate podemos tomar una dosis extra de hortaliza casi sin darnos cuenta. Ideal para todos aquellos a los que les cuesta introducir frutas y verduras en su alimentación.

Es una receta fácil, que podemos dejar preparada con antelación y en la que no vamos a necesitar usar el horno. Puede que muchos no tengáis o no os apetezca encenderlo. Siempre que pensamos en algo dulce parece que tenemos que hacerlo en el horno pero hay multitud de recetas en las que no es necesario.

Además se acerca Halloween y puede ser una buena idea para preparar meriendas con los más pequeños de la casa. ¡Una merienda estupenda!

gofres de calabaza y chocolate

Ingredientes

Para 8-10 gofres de calabaza dependiendo del tamaño de la gofrera.

  • 500 g de calabaza pelada y limpia
  • 125 g de mantequilla punto pomada
  • 100 g de azúcar blanco o moreno
  • 2 huevos L
  • 250 g de harina
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 150 ml de leche
  • 1 cucharada de vinagre
  • 100 g de pepitas de chocolate negro
  • 1/2 cucharilla de levadura en polvo
  • 1 cucharilla de canela molida
  • 1/2 cucharilla de jengibre en polvo
  • 1/2 cucharilla de nuez moscada
  • Una pizca de sal
  • Opcional: colorante alimenticio naranja

Elaboración de los gofres de calabaza y chocolate

En primer lugar vamos a preparar un buttermilk casero. En muchas recetas ya lo hemos usado alguna que otra vez pero os repito cómo podemos prepararlo fácilmente en casa si no lo encontramos en supermercados o tiendas, como es mi caso.

Es muy sencillo. En este caso vamos a necesitar 150 ml de leche a la que incorporaremos una cucharada sopera de vinagre. Podemos utilizar zumo de limón en lugar de vinagre. Removemos la mezcla y dejamos reposar en un lugar templado durante 10-15 minutos. La leche adquirirá una apariencia de requesón o de leche cortada. Ya tenemos listo nuestro buttermilk casero.

Preparación del puré de calabaza

La forma más rápida y más cómoda de preparar el puré es asando la calabaza en el horno. Limpiamos y pelamos la calabaza y cortamos trozos regulares de 2-3 cm. Colocamos los trozos de calabaza en una fuente o bandeja y con el horno precalentado a 180ºC unos 10 minutos cocinamos 15-20 minutos o hasta que la calabaza esté tierna. Sacamos del horno y dejamos que se enfríe por completo.

Como la calabaza estará muy tierna podemos aplastarla directamente con un tenedor o un machacador de patatas. Ya tenemos el puré de calabaza preparado. Reservamos.

Preparación de la masa de gofres de calabaza

En un cuenco amplio batimos la mantequilla punto pomada con el azúcar hasta que se forme una mezcla blanquecina y sin cristales de azúcar.

A continuación añadimos los huevos de uno en uno y seguimos batiendo hasta que se incorporen en la mezcla. Añadimos la esencia de vainilla. En este paso añadimos también el puré de calabaza. Mezclamos con una cuchara grande o espátula hasta que la mezcla quede homogénea.

En otro recipiente mezclamos todos los ingredientes secos: harina, levadura, sal y especias. No es necesario tamizar la mezcla pero si lo hacemos tampoco pasa nada. Yo lo hago por costumbre pero no es necesario.

Añadimos la mitad de la mezcla de ingredientes secos a la mezcla húmeda y con ayuda de una espátula removemos hasta que se integren los ingredientes sin grumos.

Incorporamos al buttermilk que teníamos reservado y mezclamos.

Añadimos la mezcla que nos queda de ingredientes secos y procedemos igual que en el paso anterior. Es muy importante que no nos queden grumos ya que al hacer luego los gofres de calabaza nos podemos encontrar molestos pegotes de harina cruda.

Por último añadimos las pepitas de chocolate negro. Mezclar para que se repartan uniformemente en la mezcla.

Si os apetece darles un toque de Halloween podéis añadir una pizca de colorante en gel de color naranja.

La masa de los gofres de calabaza podemos prepararla con antelación, por ejemplo la noche anterior y hacer los gofres por la mañana para comerlos calentitos para desayunar.

Preparación de la gofrera

Encendemos nuestra gofrera y esperamos a que esté caliente. Os recomiendo leer atentamente las instrucciones de uso de vuestro aparato para conocer correctamente su funcionamiento.

Cuando la gofrera esté caliente añadimos una cucharada sopera en cada hueco y la repartimos para que el gofre de calabaza nos quede bonito. Tapamos y esperamos a que el gofre esté listo. El tiempo y cantidad de cada gofre dependerá de cada gofrera.

Repetimos la operación hasta terminar toda nuestra masa. Colocamos los gofres sobre una rejilla para que se enfríen.

Ya están listos para comer. Podemos acompañarlos de nata montada, miel, sirope de chocolate, de arce, leche condensada, caramelo… Todo lo que se os ocurra.

gofres de calabaza y chocolate

Pero yo no tengo gofrera…

Pues no hay problema. Esta misma preparación podemos hacerla en una sartén adherente bien caliente. Haremos tortitas de calabaza y chocolate en lugar de gofres. Quedarán un poco más planas que los gofres pero igual de ricas. No tenéis excusa, estos gofres hay que hacerlos sí o sí. Están buenísimos, son tiernos y con un sabor a mezcla de especias muy otoñal.

gofres de calabaza y chocolate

Si alguna especia no os gusta podéis quitarla o sustituirla por otra. Quedaría muy bien un poco de clavo molido, una pizca de pimienta rosa, un poco de anís estrellado… Lo que más os guste.

Espero que os haya gustado y hasta la próxima.

 

 

 

 

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario