Salado

Galletas saladas de mantequilla y pimienta

prresentacion-galletas-1

Después de muchas recetas dulces, en La Dulceneta ya nos estaba apeteciendo algo diferente, que no sólo de dulce vive el hombre. No se nos ocurría qué hacer hoy que fuera sencillo, diferente y que os sorprendiera un poco. Hemos pensado en hacer galletas, una de nuestras elaboraciones favoritas pero en lugar de dulces van a ser saladas. Vamos a preparar galletas saladas de mantequilla y pimienta. Es una receta sencilla, muy parecida a la versión dulce de las galletas de mantequilla que preparamos en una entrada antigua. Estas galletas tienen una textura muy parecida a su equivalente dulce, no tan ligera como las galletas saladas que podemos comprar en cualquier supermercado.

Ingredientes

  • 125 g de mantequilla sin sal
  • 1 huevo
  • 250 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • Una pizca de sal
  • Media cucharadita de pimienta molida
  • Sal gorda o en escamas
  • Ralladura de un limón
  • Hierbas de Provenza o similar (opcional)

ingredientes-galletas-saladas

Elaboración

Precalentamos el horno a 170ºC. Cortamos la mantequilla fría en trozos pequeños y dejamos que se temple hasta conseguir que esté en punto pomada. Colocamos la mantequilla en un cuenco y con unas varillas o con un robot de cocina batimos hasta que tome un color blanquecino. En otro recipiente mezclamos la harina con la levadura, la sal, la ralladura de limón y la pimienta. En esta ocasión hemos usado una mezcla de pimientas: negra, blanca, verde y rosa.

La pimienta negra, blanca y verde son la misma variedad pimienta pero en diferentes puntos de maduración. Los granos de pimienta verde son de la pimienta sin madurar aún. Según va madurando, el grano cambia de color y se oscurece hasta llegar a ser negro completamente. La pimienta blanca es el grano totalmente maduro sin la cáscara. Y la llamada pimienta rosa en realidad no es una variedad de pimienta. Es el fruto de un arbusto llamado pimentero brasileño. Si queréis saber algo más acerca de la pimienta rosa os dejo este enlace al blog Gastronomía y Cia. Podéis emplear la pimienta que más os guste, sólo pimienta negra, blanca que es un poco más suave o mezclarlas a vuestro antojo.

Una vez que hemos mezclado los ingredientes secos los incorporamos a la mantequilla. Mezclamos con movimientos envolventes hasta obtener una masa de aspecto arenoso. A continuación incorporamos el huevo y mezclamos. La masa ha de quedar homogénea y sin grumos. Como en casi todas las recetas de galletas recomiendo enfriar la masa antes de ponernos a estirar. Hacemos un cilindro con la masa y lo envolvemos en plástico de cocina. Lo enfriamos unos 15-20 min.

mezcla-galletas-saladas

 

masa-galletas-saladasSacamos la masa del frigorífico y la estiramos con un rodillo. Espolvoreamos un poco de harina en la superficie de trabajo para evitar que se nos pegue al estirar. Elegimos nuestro cortapastas favorito y cortamos las galletas. Si no tenemos cortapastas no pasa nada. Con un cuchillo bien afilado podemos cortar la masa en cuadraditos o rectángulos.

Colocamos una hoja de papel vegetal en la placa del horno y colocamos sobre ella las galletas separadas entre sí unos 3 o 4 cm. Si queremos, podemos pintar las galletas con un poco de huevo batido. En este caso nos hemos saltado este paso porque me apetecía que las galletas quedaran lo más pálidas posible.

Como toque final añadimos unas escamas o granos de sal gruesa.  También podemos añadir hierbas de Provenza, orégano, romero… al gusto.

galletas-con-sal

Hornear

Horno Introducimos la bandeja con las galletas en posición intermedia con calor por arriba y abajo sin aire. La temperatura del hormo será de unos 175-180ºC. Cada horno es un mundo y las temperaturas pueden variar ligeramente. Las galletas estarán hechas en 10 o 12 minutos. A mi me gustan que salgan de color pálido, que no se doren mucho. Si las queréis más doradas dejadlas un par de minutos más en el horno.

Cuando saquemos las galletas han de estar blandas. Luego se acaban de hacer fuera del calor, a medida que se van enfriando. Colocamos la bandeja en una rejilla y dejamos que se enfríen sobre ella. No manipuléis las galletas calientes porque se os van a romper.

galletas-horneadas-1

 

galletas-horneadas-2

Estas galletas son un aperitivo muy fácil de preparar, que apetecen a cualquier hora del día. Con una buena copa de vuestro vino favorito o una cerveza bien fría se convierten en un aperitivo estupendo. Ideales para una fiesta con amigos o para abrir boca antes de comer son una opción casera a las galletitas saladas de compra que todos conocemos.

 

Espero que os hayan gustado. Hasta la próxima.

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario