Dulce

Galletas especiadas de Navidad

galletas-especiadas-navidad-3

Sólo por el olor de estas galletas especiadas de Navidad ya merece la pena meternos en la cocina y encender el horno. Y es que estas galletas especiadas son pura Navidad, como si nos la pudiéramos comer con un vaso de leche.

Galletas especiadas de navidad

En estos días muchos estaréis como locos buscando regalos originales para hacer a compañeros, amigos y familiares y al final siempre acabamos comprando las mismas cosas todos los años. Creo que en muchas ocasiones se nos va un poco la cabeza y acabamos comprando y regalando cosas que, en la mayoría de los casos, van a caer en el olvido o van a ser un regalo inútil del que no nos acordaremos pasados un par de días.

En La Dulceneta os proponemos que este año cambiéis un poco vuestros regalos y los hagáis un poco más cercanos y personales. Una idea estupenda es regalar una caja de estas galletas especiadas. Buscad una lata bonita, con motivos navideños o un poco vintage, escribe en una cartulina o en una etiqueta para quién es el regalo, ponle un lacito o una cuerda de papelería y ya tienes un regalo perfecto para sorprender a cualquiera en estas fiestas. Y lo mejor de todo, hecho por ti mismo.

¿A quién le vais a regalar estas galletas especiadas de Navidad? Ya nos contaréis.

Galletas especiadas de navidad

Ingredientes

Para las galletas especiadas:
  • 100 g de azúcar moreno
  • 75 g de miel
  • 120 g de mantequilla punto pomada
  • 1 huevo L
  • 320 g de harina de trigo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • 1 1/2 cucharaditas de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4 cucharadita de clavo molido
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de cardamomo molido
  • Una pizca de sal

Si alguna especia no te gusta o no la encuentras puedes prescindir de ella.

Para la glasa real:
  • 250 g de azúcar glasé
  • 1 clara de huevos
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Un poquito de agua

Utensilios

Elaboración de las galletas especiadas

Para preparar estas galletas especiadas no es necesario usar robot de cocina ni batidora pero si los tienes y te parece más cómodo úsalos sin ningún problema.

En un recipiente amplio ponemos la mantequilla punto pomada con el azúcar. Batimos hasta obtener una mezcla cremosa y homogénea.

A continuación añadimos el huevo y seguimos batiendo hasta que se incorpore por completo en la mezcla. En este paso añadimos también la miel, que deberá estar fluida pero no líquida por completo. Si se nos ha cristalizado la miel podemos colocar el recipiente en un cazo con agua y calentarla brevemente, lo justo para que tome un poco de temperatura.

En otro recipiente tamizamos la harina junto con la sal, la levadura, el bicarbonato y la mezcla de especias. Si quieres que tus galletas duren más tiempo crujientes prescinde de la levadura química. La levadura hace que las galletas crezcan más en el horno y queden un poco más esponjosas pero lo malo es que hay que comerlas en dos o tres días. Si quieres que te duren toda la Navidad, por ejemplo colgadas del árbol, no añadas levadura.

Añadimos la mezcla de ingredientes secos a la que ya teníamos preparada y removemos con una espátula hasta obtener una masa homogénea y lisa, sin grumos. Es una masa un poquito pegajosa y para poder manejarla lo  mejor es enfriarla en el frigorífico por lo menos media hora.

Dividimos la masa en dos o tres porciones en forma de disco que envolveremos individualmente en plástico de cocina. Enfriamos 30-40 minutos.

Estiramos y cortamos las galletas especiadas

Cuando la masa haya reposado en frío el tiempo suficiente la sacamos y dejamos que se atempere unos minutos.

Espolvoreamos un poco de harina sobre la superficie de trabajo y colocamos nuestra masa de galletas especiadas encima. Con un rodillo estiramos la masa hasta obtener un grosor de 4-5 mm o un poco menos si te gustan las galletas más finitas.

Con un cortapastas damos forma a las galletas. También puedes cortarlas con un cuchillo y darles formas un poco alocadas. Hay infinidad de cortapastas y en cualquier tienda de repostería puedes encontrarlos a precias muy económicos.

Colocamos las galletas sobre una bandeja de horno a la que previamente le habremos colocado una hoja de papel vegetal o de horno.

Galletas especiadas de navidad

Horno

Con el horno precalentado a 180ºC colocamos la bandeja en una posición intermedia para que al hornear les de el mismo calor por arriba y por abajo. Las hornearemos durante 9-10 minutos dependiendo del tamaño de la galleta. No os paséis con el tiempo, como mucho 12 minutos.

Al salir del horno, las galletas han de estar tiernas al tacto, y al enfriarse adquirirán la consistencia de galleta final. No os impacientéis y tratéis de manejarlas aún calientes porque se van a romper.

Colocamos la bandeja sobre una rejilla y dejamos que se enfríen unos minutos. Cuando ya estén tibias al tacto las colocamos directamente sobre la rejilla y dejamos que se enfríen por completo.

Preparación de la glasa real

Para decorar nuestras galletas especiadas vamos a preparar una glasa real o royal icing. Muchos os preguntaréis, ¿qué es la glasa real? Pues nada más que un glaseado de azúcar que se usa generalmente para decorar galletas y pastelitos.

Si tienes una batidora de varillas úsala para esta parte de la receta, es mucho más rápido. Si no la tienes puedes hacerlo con unas varillas manuales.

Comenzamos tamizando el azúcar glasé para evitar que haya algún grumo o trozo de azúcar grande. Si podemos tamizar el azúcar dos veces, pues mucho mejor que una. Os recomiendo usar un azúcar glasé de calidad y no vale molerlo en casa con un molinillo de café o algo similar.

Empezamos a batir la clara de huevo con dos o tres cucharadas de azúcar. Cuando la clara esté semimontada añadiremos el resto del azúcar y unas gotas de zumo de limón.

Seguimos batiendo hasta obtener una masa brillante, sin grumos y de aspecto liso con la consistencia de una pasta de dientes o algo similar. Para poder usar la glasa en la decoración de las galletas necesitamos que no esté tan espesa. Añadimos un poquito de agua, una cucharada más o menos. Si nos hace falta un poco más, la añadimos pero sin pasarnos que luego ya no tiene remedio.

Batimos para que el agua se mezcle con la glasa. La consistencia ha de ser aquella que nos permita dibujar con ella, por lo que hemos de tener cuidado a la hora de añadir agua.

Decoración de las galletas especiadas

Cuando la glasa tenga la consistencia adecuada la pasaremos a una manga pastelera con una boquilla fina (boquilla Wilton nº2 es la que he usado) o a un biberón de plástico. También puedes usar una bolsa de congelación si no tienes mangas pasteleras y cortar un extremo a modo de boquilla.

Con las galletas especiadas completamente frías podemos empezar a decorarlas. Aquí cada uno que las decore como quiera o pueda. Si tenéis peques por casa pueden encargarse de la decoración, les encantará hacerlo. Lo importante es pasar un buen rato con la familia y no preocuparse mucho por si no quedan perfectas.

En esta ocasión el glaseado lo he dejado blanco pero podéis añadir colorantes alimentarios en pasta para añadir una nota de color a vuestras galletas: rojo, verde Navidad… el color que más os guste.

Galletas especiadas de navidad

Desde La Dulceneta os deseamos que paséis unas agradables fiestas con vuestra familia, amigos o quien deseéis estar.

¡Feliz Navidad a todos!

Galletas especiadas de navidad

Espero que os haya gustado y hasta la próxima

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario