Dulce

Cupcakes de coco

cupcakes-coco-3

cupcakes-coco-2

¿Qué tal lleváis este frío invierno? En La Dulceneta estamos encantados con las nevadas de estos días y se nos ha ocurrido hornear unos cupcakes inspirados en la nieve.

Para simular la nieve vamos a usar un ingrediente que hasta ahora no habíamos empleado: el coco. Va a ser el ingrediente principal de estos deliciosos cupcakes de coco.

En esta ocasión vamos a utilizar el coco de dos formas diferentes. Usaremos coco rallado y leche de coco. Seguro que muchos de vosotros habéis comido coco en los puestos de la feria y de las verbenas de pueblo. Recuerdo que de pequeña el coco me encantaba. En casa muchas veces comprábamos el coco entero, con su cáscara y todo. Recuerdo su carnosidad, dulzor y textura crujiente. Me parecía de lo más exótico.

Además de estos trozos de coco de las ferias, la versión más conocida del coco es el coco rallado usado en repostería. El coco rallado se usa en muchos pasteles y decoraciones de tartas. El otro ingrediente, la leche de coco, no es tan conocida ni usada por el gran público en general.

La leche de coco no hay que confundirla con el agua de coco. El agua de coco es el agua que tiene el coco en su cavidad interior. La leche se obtiene exprimiendo la pulpa del coco una vez triturada. Se le puede agregar agua o leche y se toma como refresco o se añade a batidos de frutas u otros platos. El coco es un ingrediente fundamental en muchos platos de la cocina tailandesa, como por ejemplo en el curry. Se emplea para suavizar el sabor picante de las guindillas.

En muchos supermercados y grandes superficies podéis encontrar leche de coco con facilidad. Si no encontráis leche de coco podéis sustituirla por leche normal. El  sabor a coco no será tan intenso pero saldrán unos cupcakes igual de ricos.

Con estas cantidades salen unos 8-10 cupcakes de tamaño medio. Si queréis más, no tenéis más que doblar las cantidades.

Ingredientes

Para los cupcakes

  • 1 huevo
  • 60 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de harina
  • Una cucharadita de levadura
  • Una pizca de sal
  • 120 ml leche de coco
  • Coco rallado al gusto

Para el frosting

  • 50 gr de queso tipo Philadelphia
  • 100 gr de azúcar glasé
  • 30 gr de mantequilla
  • 30 gr de coco rallado más un poco para espolvorear
  • Una cucharada de leche

Empezamos por los cupcakes. Batimos la mantequilla punto pomada hasta que quede esponjosa. A continuación añadimos el azúcar y batimos de nuevo. La mezcla ha de quedar de color blanquecino y con el azúcar perfectamente integrado.

Una vez que tengamos la mezcla en el punto deseado añadimos el huevo y batimos hasta que se integre.

Tamizamos la harina en un recipiente grande junto con la levadura. Añadimos una pizca de sal. Incorporamos un tercio de la harina a la mezcla anterior y removemos hasta que quede integrada. A continuación incorporamos la mitad de la leche de coco. Puede ocurrir que al abrir el bote de la leche de coco  esté solidificada. Para devolverle su aspecto líquido introducimos el bote en un recipiente al baño María. Os recuerdo que el baño María no es más que introducir un recipiente en otro con agua y calentar sin que esta llegue a hervir. Es la forma en la que tradicionalmente se hacen los flanes y se funde el chocolate.

Una vez que hayamos añadido la mitad de la leche de coco incorporamos otro tercio de harina y removemos. Repetimos el paso de añadir el resto de la leche de coco y por último la harina que nos quedaba.

Remover hasta que no queden grumos. Por último añadimos coco rallado al gusto.

Rellenamos las cápsulas colocadas previamente en una bandeja para cupcakes o magdalenas. Rellenar como máximo hasta 2/3 de su capacidad.

Horno

Precalentamos el horno a 180ºC. Introducimos la bandeja de cupcakes en la zona media del horno con calor por arriba y abajo sin ventilador. Temperatura 175-180ºC durante 25 minutos. La masa de los cupcakes es bastante húmeda ya que llevan una buena cantidad de leche de coco. Por este motivo la masa puede tardar un poco más en hacerse pero ¡OJO! con pasarnos con el tiempo de horneado. Corremos el riesgo de cocerlos demasiado y dejarlos duros como una piedra. Es mejor estar atentos al horno y no perderlos de vista.

Una vez horneados, los sacamos y dejamos enfriar la bandeja sobre una rejilla. Cuando podamos manipular los cupcakes, los sacamos de la bandeja y dejamos que se enfríen por completo sobre la rejilla.

cupcakes-coco-1

Frosting o cobertura

Batimos la mantequilla con el azúcar glasé hasta que quede una mezcla de color amarillo pálido. Es importante usar azúcar glasé para que no se noten los granillos de azúcar y el frosting quede suave y ligero.

A continuación añadimos el queso que ha de estar frío para que conserve su textura. Incorporar el queso con una espátula y no batir demasiado. Cuando todos los ingredientes estén bien incorporados y la crema esté homogénea y sin grumos añadimos unas cucharadas de coco rallado. Mezclar con una espátula.

Decoración

En una manga pastelera introducimos la crema para la cobertura. Para rellenar la manga lo mejor es introducirla vacía dentro de un vaso alto. De esta manera podremos maniobrar mejor ya que nos quedarán las dos manos libres. Elegir la boquilla que más os guste. Yo en este caso he elegido una boquilla estrellada de Wilton del número X pero cualquier boquilla es válida.

Comenzamos por el exterior del cupcake y vamos haciendo una espiral con la manga hacia el centro del pastelito.  Una vez que tenemos cubierta la superficie del cupcake con el frosting añadimos coco rallado encima. En mi caso he añadido una gragea de chocolate de color blanco y un poco de azúcar de color azul. También quedarían muy bien unos fideos de chocolate o un poco de chocolate en polvo por encima. ¡Imaginación al poder!

cupcakes-coco-4

¿Qué os han parecido estos cupcakes de coco? Ideales a cualquier hora, os van a encantar.

cupcakes-coco-5

Espero que os hayan gustado y hasta la próxima.

cupcakes-coco-6

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario