Dulce

Bollos de Santa Lucía o Lussekatter

bollos-santa-lucia-10

Hoy os traigo una receta nórdica deliciosa. Se trata de unos Bollos de Santa Lucía o Lussekatter que se preparan en Suecia para celebrar Santa Lucía el 13 de diciembre, es decir hoy.

Lo que caracteriza a estos bollos, además de su forma en S, es que llevan azafrán. El azafrán le aporta a estos bollitos un precioso color amarillo, además de un peculiar sabor. Para potenciar el sabor de los bollos de Santa Lucía he añadido cardamomo en polvo. Podéis encontrarlo fácilmente en grandes superficies y herbolarios. En La Dulceneta lo hemos usado en otras recetas como en la mermelada de fresa y cardamomo o en el chutney de tomate.  Si no lo encontráis o no os gusta podéis sustituirlo por un poco de canela molida.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

 

Estos bollos de Santa Lucía son muy tiernos, ideales para un buen desayuno o una rica merienda. Al ser una masa tipo brioche, duran tiernos pocos días. Una buena idea es congelar unos cuantos nada más que se enfríen. Así tendremos bollos tiernos siempre que nos apetezcan. Sólo tendremos que sacarlos del congelador la noche antes y tendremos unos deliciosos bollos tiernos para el desayuno.

Comenzamos con estas delicias suecas, Bollos de Santa Lucía. Os van a encantar.

Ingredientes

Para 8 bollos de Santa Lucía grandes

  • 200 ml de leche
  • 12-15 hebras de azafrán
  • 50 g de mantequilla
  • 7 g de levadura de panadería seca
  • 50 g de azúcar
  • 325 g de harina de fuerza
  • 1 huevo grande
  • Una pizca de sal en escamas tipo Maldon
  • 1 cucharadita de cardamomo en polvo
  • 1 huevo para pincelar los bollos
  • Azúcar perlado para decorar

Elaboración de los bollos de Santa Lucía

En primer lugar calentaremos la leche sin que llegue a hervir. Podemos hacerlo en el microondas o en un cazo al fuego.

Cuando la leche esté caliente añadiremos las hebras de azafrán y la mantequilla cortada en daditos. Dejaremos infusionar el azafrán unos 20-30 minutos. De esta manera toda la mantequilla se derretirá y la leche se templará. No podemos usarla caliente para preparar los bollos de Santa Lucía.

En un recipiente pequeño batimos un huevo. No hace falta batirlo mucho, lo suficiente para que la yema y la clara se mezclen. Reservamos.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

Para hacer estos ricos bollos de Santa Lucía voy a emplear un robot de cocina. Yo tengo un Prospero de Kenwood  desde hace ya unos años y estoy súper contenta con él. El robot nos ayuda a la hora de amasar pero si no tenéis robot de cocina no pasa nada, podemos hacer los bollos a mano sin ningún problema.

En el cuerpo del robot o en un recipiente amplio pondremos los ingredientes secos, es decir, la harina de fuerza junto con el azúcar, la levadura de panadería seca, la sal y el cardamomo en polvo. Hacemos un pequeño volcán y añadimos la leche con la mantequilla y el azafrán y el huevo batido. Si no queremos que aparezcan las hebras de azafrán en los bollos, previamente deberemos colar la mezcla de leche.

Amasamos con el gancho durante 10 minutos a velocidad media con el robot de cocina. Si vamos a hacer los bollos de Santa Lucía a mano tendremos que amasar durante un poco más de tiempo.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

La masa estará lista cuando comience a subir por el gancho del robot y cuando se empiece a separar de las paredes del recipiente donde estamos amasando. La masa tiene que estar lisa, no pegajosa y muy suave. Pasado este tiempo sacamos la masa del robot y la pasamos a una superficie ligeramente enharinada. Amasamos durante un par de minutos más a mano y formamos una bola.

Primer levado de la masa

Engrasamos un recipiente grande y colocamos nuestra masa dentro de él. Tapamos con un film de cocina y dejamos en un lugar cálido y sin corrientes durante por lo menos 2- 2’5 horas o hasta que la masa haya doblado su tamaño.

Si en vuestra casa hace mucho frío un buen lugar para que la masa leve es el horno o el microondas. En el caso del horno podemos precalentarlo unos minutos a 50-60ºC y después apagarlo. Una vez que esté apagado podemos meter nuestra masa en él para que fermente en un lugar cálido. Si usáis el microondas, calentad un vaso de agua durante 1 minuto a máxima potencia. Sacad el vaso y meted el cuenco con la masa.

Pasado este tiempo nuestra masa habrá doblado su tamaño y ya estará lista para que formemos los bollos de Santa Lucía. Sacamos la masa del cuenco y la colocamos sobre una superficie enharinada. Con delicadeza aplastamos ligeramente la masa para que salga el aire que ha ganado durante la fermentación.

Dividimos la masa en 8 porciones iguales. Si queremos unos bollos de Santa Lucía más pequeños podemos dividir la masa en 16 porciones. De esta manera nos quedarán unos bollitos casi de bocado, ideales para la hora del café o del té.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

Segundo levado de la masa

Una vez que tengamos la masa dividida en porciones iguales procederemos a dar forma a los bollos de Santa Lucía. Formamos una especie de «salchicha» con cada porción de largo suficiente para poder darle forma. Enrollamos los extremos en sentidos contrarios para darle forma de S y colocamos un par de uvas pasas en cada bollito.

Colocamos los bollos sobre una bandeja y los tapamos con un paño limpio para que comience el segundo levado. Este paso es mucho más corto que el primero, unos 30 minutos. Los bollos de Santa Lucía aumentarán un poco de tamaño en este paso.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

Horno

Precalentamos el horno a 180ºC.

Batimos un huevo y con ayuda de un pincel o una brocha de cocina pintamos los bollos de Santa Lucía, con cuidado de no pincharlos. Dejamos que se seque esta primera capa de huevo y a continuación les damos otra capa. No es necesario dar mucho baño de huevo. Es mejor dar un par de capas finas que una con mucha cantidad.

Para decorar los bollos podemos añadir un poco de azúcar perlado. Podéis encontrarlo fácilmente en la sección de repostería de cualquier supermercado.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

Horneamos, a 180ºC, durante 12-15 minutos, hasta que tengan un bonito color dorado. Si durante el horneado veis que vuestros bollos se doran muy rápidamente bajad la temperatura a 170-165ºC para que no se quemen.

Pasado este tiempo, sacaremos los bollos de Santa Lucía del horno y dejaremos que se enfríen sobre una rejilla durante unos minutos.

Bollos de Santa Lucía

Como os comentaba al principio del post, estos bollos de Santa Lucía duran tiernos poco tiempo, como todas las masa tipo brioche. Lo mejor es consumirlos el mismo día que se hacen o como mucho al día siguiente. Podemos guardarlos en un recipiente hermético para que nos duren tiernos un poco más de tiempo.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

Es una receta perfecta para dar la bienvenida a la Navidad. La semana que viene comenzaremos con recetas navideñas para endulzar este período festivo del año. Os espero, no faltéis.

Bollos de Santa Lucía o Lussekatt

Espero que os haya gustado y hasta la próxima.

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario