Dulce

Galletas de calabaza y chocolate blanco

galletas-calabaza-choco-blanco-6

Seguimos con la calabaza como ingrediente en nuestras recetas. En esta ocasión la usaremos para preparar unas Galletas de calabaza y chocolate blanco increíblemente buenas.

galletas de calabaza y chocolate blanco

Se trata de una galleta tierna, blandita que no tiene nada que ver con las galletas tradicionales que comemos normalmente. Tiene una consistencia entre bizcocho denso y galleta. Se parecen más a un pastelito tipo whoopi pie que a una galleta tipo cookie. Los whoopie pie son unos pastelitos típicos de los Estados Unidos y están formados por dos pastelitos o galletas con un relleno o glaseado en medio. Parecidos a un macaron francés en forma pero nada que ver en textura y sabor.

La consistencia tierna de estas galletas se la da la gran cantidad de puré de calabaza que llevan. La calabaza aporta mucha humedad a la galleta. No os asustéis cuando las preparéis ya que la masa resultante es bastante ligera, nada que ver con las galletas que hemos preparado en otras ocasiones en La Dulceneta. La masa necesita reposo en frío para poder manejarla luego. Olvidaros del rodillo y de los cortapastas. En esta ocasión no los vamos a necesitar.

galletas de calabaza y chocolate blanco

Preparad vuestros útiles de repostería y manos a la obra. Veréis que fáciles de preparar son estas galletas de calabaza y chocolate blanco.

¿Comenzamos?

Ingredientes

Para 18-20 galletas aproximadamente.

  • 125 g de mantequilla punto pomada
  • 150 g de azúcar moreno
  • 50 g de azúcar blanco
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 400 g de calabaza pelada y limpia
  • 250 g de harina
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 1/4 cucharadita de clavo molido
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 120 g de pepitas de chocolate blanco

Elaboración de las galletas de calabaza

Cómo preparar el puré de calabaza

En primer lugar vamos a preparar el puré de calabaza. La manera más rápida y sencilla es hacerlo en el horno. Pelamos y limpiamos la calabaza y la cortamos en dados de 3-4 cm más o menos, procurando que todos los trozos sean de un tamaño similar. Colocamos los trozos en una fuente o recipiente apto para el horno y horneamos a 180ºC durante 15 minutos o hasta que la calabaza esté tierna. No añadimos ni sal ni aceite. Nada de nada, queremos un puré de calabaza neutro.

Pasado este tiempo sacamos la calabaza del horno y dejamos que se temple un poco. Pasamos la calabaza a un plato y con un tenedor machacamos hasta que obtengamos un puré homogéneo y sin trozos. Dejamos que se enfríe por completo. Podemos preparar nuestro puré con antelación y tenerlo guardado en el frigorífico hasta que lo necesitemos para nuestras galletas de calabaza.

Cómo preparar la masa de galletas de calabaza

Comenzamos a preparar nuestras galletas de calabaza batiendo la mantequilla hasta que obtengamos una crema de color amarillo pálido y lisa. A continuación añadiremos los dos tipos de azúcar. Puedes usar sólo azúcar moreno para preparar estas galletas de calabaza. Batimos hasta que el azúcar se integre por completo con la mantequilla.

Añadimos ahora las dos cucharadas de miel y la esencia o extracto de vainilla. También podríamos usar vainilla en rama. Sacaríamos las semillas a la vaina y se lo añadiríamos a la mezcla. Batimos hasta tener una mezcla homogénea. Incorporamos el huevo y batimos hasta que se integre en la mezcla.

Es el momento de añadir nuestro estupendo puré de calabaza. Mezclamos de forma que se distribuya por toda la masa.

En un recipiente mezclamos la harina con las especias y el bicarbonato. No es necesario tamizar la mezcla. Añadimos a la preparación anterior y con la ayuda de una cuchara grande o de una espátula mezclamos. Mezclar hasta que nos quede una masa homogénea y sin grumos. Por último añadimos las pepitas de chocolate blanco. Sólo añadimos unos 80-90 g ya que el resto lo necesitaremos para decorar las galletas de calabaza.

La masa de galletas resultante es bastante blanda y tiene más consistencia de masa de bizcocho que de galletas de calabaza. Para poder manejarla necesitamos enfriarla al menos una hora, si son dos mejor.

Cómo darle forma a las galletas de calabaza

Cuando la masa haya reposado podemos preparar las galletas. Vamos a hacer bolitas del tamaño de una pelota de pin-pon. Lo más cómodo es usar una cuchara de helado para no pringarnos mucho. La que he usado es de 4-5 cm de diámetro, para que las galletas no sean muy grandes. También podéis hacerlo con un par de cucharas, igual que cuando hacemos croquetas.

Colocamos las bolitas en una bandeja con un papel vegetal o para horno. Dejamos separación entre las bolitas, 5-6 cm aproximadamente ya que en el horno se van a extender.

galletas-calabaza-choco-blanco-2

Horno

Con el horno precalentado a 180ºC hornearemos durante 10-12 minutos. Os aconsejo no alejaros mucho del horno y estar pendiente de las galletas ya que se nos pueden quemar en un abrir y cerrar de ojos. Al salir del horno las galletas de calabaza estarán blandas. No las horneéis más tiempo. Estas galletas al enfriarse deben tener consistencia de bizcochito. No son galletas duras como una cookie o una galleta de mantequilla.

Sacamos la bandeja del horno e inmediatamente colocamos sobre cada galletas 5-6 pepitas de chocolate blanco. Con el calor que tiene las galletas se derretirán ligeramente, lo justo para que se peguen a la galleta.

Pasamos las galletas de calabaza y chocolate blanco a una rejilla y dejamos que se enfríen por completo.

galletas de calabaza y chocolate blanco

Podemos guardarlas en una lata o en un recipiente hermético durante 2-3 días.

galletas de calabaza y chocolate blanco

Podéis sustituir el chocolate blanco por chocolate con leche o chocolate negro. También podéis añadir nueces o almendras picadas, pistachos, cacahuetes, frutas secas como pasas o arándanos… Lo que más os guste o tengáis más a mano para usar. Incluso unas pipas peladas de calabaza o de girasol le van fenomenal a estas galletas.

galletas-calabaza-choco-blanco-9

Preparad un vaso de leche o de cacao y, ¡al ataque! ¿A qué tiene una pinta buenísima?

Espero que os haya gustado y hasta la próxima.

Te gustarán

No Comments

Deja un comentario