Como la temporada de cerezas está en su mejor momento esta semana vamos a preparar un Clafoutis o tarta de cerezas francesa.

Clafoutis o tarta francesa de cerezas

El clafoutis es una tarta de origen francés, típica de la región de Limoges y, por defecto, es siempre de cerezas. Originariamente se hacía sin deshuesar las cerezas porque, según los entendidos, el sabor de la tarta se realza, pero nosotros las deshuesaremos porque me parece muy incómodo comer y escupir huesos de cereza al mismo tiempo.

La textura del clafoutis es muy similar a la de un flan pero mucho más densa. En algunas ocasiones puede llevar una base de masa quebrada, pero lo más normal es encontrarla tal y como os lo voy a contar.

Es una tarta sencillísima y sin ninguna dificultad. No hay que batir, ni montar nata ni nada por el estilo; únicamente deshuesar las cerezas que, no os voy a mentir, nos llevará un ratito.

El clafoutis original lleva entre sus ingredientes Kirsch o licor de cerezas, aunque en esta ocasión he prescindido de él. Si tenéis licor de cerezas y os apetece, podéis añadir un chorrito a la preparación.

Este clafoutis o tarta francesa de cerezas es un postre ideal para el verano. Podemos tomarla templada o fría, de cualquier forma estará deliciosa.

Ingredientes

Para un molde unos 20-22 cm

  • 250-300 g de cerezas deshuesadas
  • 200 ml de leche
  • 150 ml de nata 35% materia grasa
  • 4 huevos
  • 80 g de azúcar
  • 80 g de harina
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla
  • Mantequilla para engrasar el molde

Elaboración del clafoutis

Deshuesamos las cerezas

En primer lugar vamos a lavar muy bien las cerezas. A continuación las deshuesaremos. Creo que este es el paso que más tiempo nos va a llevar en la elaboración de este clafoutis.

Lo mejor para deshuesarlas es usar un deshuesador específico para cerezas. Son baratos y con ellos nos aseguramos de no dañar las cerezas a la hora de quitarles el hueso.

De todas formas, si no os apetece gastar dinerillo en este artilugio podéis deshuesarlas con una pajita de refresco y un poco de paciencia.

Una vez que tengamos las cerezas deshuesadas las reservamos para usarlas más adelante.

Clafoutis o tarta francesa de cerezas

Elaboración de la crema

En un recipiente grande o en una jarra batimos los huevos con el azúcar. A continuación incorporamos la nata, la leche y la pasta de vainilla. Batimos unos segundos hasta que tengamos una crema homogénea. En lugar de pasta de vainilla podéis usar esencia o una vaina de vainilla; si usáis la vaina, sólo tenéis que abrirla por la mitad en dirección longitudinal y con un cuchillo raspar las semillas.

Sólo nos queda la harina. La incorporaremos poco a poco, tamizándola para que caiga como una lluvia fina sobre la crema y no se nos formen grumos. Podemos hacerlo de dos o tres veces. Con una varilla o espátula mezclamos con movimientos envolventes para que toda la harina se integre en  la mezcla.

Reservamos la crema.

Preparación del molde

Lo mejor para hacer esta tarta es usar un molde de cerámica o de cristal como el que podéis ver en las fotos. Se trata de un molde con ondulaciones en su lateral pero uno liso también valdría. No os recomiendo uno metálico desmontable porque la crema del clafoutis se saldrá.

Con un poco de mantequilla engrasamos el molde para que el clafoutis no se nos pegue. También podemos espolvorear un poco de harina para asegurarnos de que no se pega durante la cocción pero no es necesario.

Para engrasar el molde con la mantequilla lo mejor es ayudarnos de un trozo de papel de cocina. Así nos quedará una capa de mantequilla fina y uniforme.

Añadimos la crema al molde y colocamos las cerezas deshuesadas de forma uniforme para que tengamos fruta por toda la superficie.

Horneado del clafoutis

Precalentamos el horno a 200ºC durante 10 minutos.

A continuación introducimos la tarta en el horno y bajamos la temperatura a 180ºC. La hornearemos durante 35-40 minutos, hasta que la crema esté cuajada y la superficie tenga un tono doradito.

Sacamos del horno y dejamos enfriar antes de hincarle el diente.

Finalmente podemos espolvorear un poco de azúcar glasé por encima del clafoutis.

Clafoutis o tarta francesa de cerezas

A esta tarta de cerezas le va fenomenal un poco de nata montada o helado de vainilla como acompañamiento.

Ya habéis visto que este Clafoutis o tarta de cerezas francesa se prepara en un momento y que está al alcance de cualquiera. Además, incorporamos gran cantidad de fruta y reducimos bastante el azúcar, apenas cuatro cucharadas para una tarta de 6-8 raciones. No os aconsejo añadir más azúcar porque la fruta ya es bastante dulce, pero eso es una cuestión de gusto que os dejo a vuestra elección. Últimamente trato de reducir al máximo la cantidad de azúcar que uso en todos los postres que hago. Es cuestión de ir acostumbrándose poco a poco.

Espero que os haya gustado y hasta la próxima.